Palo y hueso: una Decall y otra de arena, por Marcos Vieytes

Tarde techada. Cuando las nubes cubren el cielo todo es cobija, da gusto. Me fui a dormir al Palo (y hueso). Me despierto con gusto a Cedrón y olor a Rosita. “Todos los ladrones están enamorados de Rosita, están”, canta el Tata Tuñón. “Y yo también”, porque el cinéfilo es ladrón de besos, punga de […]

Polacos, por Marcos Vieytes

Cada cuatro o cinco meses me pongo a ver películas filmadas en los países de Europa del Este cuando aún existía la URSS. No sé muy bien por qué, pero hace unos años Kiyoshi Kurosawa me ayudó a encontrar algo parecido a una respuesta. En License to live hay un pibe que entra en coma […]

Octubre: Diez miradas que sacudieron al cinéfilo, por Marcos Vieytes

Les glaneurs et la glaneuse… deux ans après, la segunda película de Agnes Varda sobre “cartoneros” franceses, me regala otra figura deseable para el crítico: la del recolector, una especie de “croto” de las imágenes. No participa de la sobreproducción en serie de textos uniformados -tesis, reseñas, catálogos- sobre películas. El crotocrítico recupera restos de […]

La mueca feroz: De Vito dirige, por Marcos Vieytes

Los títulos de La guerra de los Roses aparecen sobre una superficie blanca, untuosa y con pliegues primorosamente descuidados donde finalmente aparece una rosa como la que Sandro sostiene vestido de frac en la tapa de alguno de sus discos de los 80. Cuando los títulos dejan paso a la primera escena con actores nos […]

Star 69 (sobre Había una vez… en Hollywood), por Marcos Vieytes

Este año Clint y Quentin hicieron películas encantadas en las que el placer físico triunfa sobre la simbolización sin dejar de ser narrativas: La mula y Había una vez… en Hollywood. Al verlas me sentí como la piel en esos días de temperatura templada, sin que la templaza tenga que ver con el equilibrio fiscal […]

Crujido de plástico: “Esa mujer”, por Marcos Vieytes

Siempre me pasa lo mismo con las películas de Jia Zhang-ke. Las miro y no siento excitación alguna, no me deslumbran, pero las vuelvo a ver sabiendo que todo está bien en ellas. Son justas y amorosas. Historias de ancho y largo alcance como en las novelas realistas del siglo 19 (me acuerdo del fabuloso […]

La tricolor cinéfila, por Marcos Vieytes

Salvo excepciones, los colores de cada plano de El sonido del miedo (Blow out, 1981) son los de la bandera estadounidense, que no sale bien parada de esa obra maestra. Para De Palma, como para nosotros, la gran bandera cinéfila es otra. Tanto es así que cuando entramos al departamento de Sean Connery en Los […]