Diarios, notas y sketches 1. Lectura, intuición, juventud, por José Miccio

Los pintores solo deben meditar con los pinceles en la mano. Balzac, La obra maestra desconocida 1. Como es fama, los principales enemigos de la lectura suelen presentarse como sus promotores: no conformes con los valores de aquello que pretenden divulgar se la pasan declarando su importancia civil. Ah, el moralismo semiilustrado. Ah, las apelaciones […]

Sobre «Nop» y Peele y romper las pelotas, por Marcos Rodríguez

La paso bien con las películas de Peele: no tanto por lo entretenidas como por lo extrañas. De alguna forma que nunca termino bien de entender, la atmósfera inquietante de sus películas acaba por resolverse de una manera que no hubiera imaginado y la sorpresa es, por lo menos, bienvenida. Inquietantes son muchas cosas, pero […]

Da para todo, sobre los Taviani y Boccaccio, por Marcos Rodríguez

Resulta que el acercamiento que hicieron los Taviani al “Decameron” no funciona demasiado. Una lástima porque los queremos y porque la película también está muy bien (se entiende) pero cada tanto los engranajes se atoran un poco, chirría el mecanismo y lo que debería ser terso se arrastra más de lo necesario. No se trata, […]

Douglas Sirk: una de monjas, por José Miccio

Antes de sus dos películas con Barbara Stanwyck (All I Desire y There’s Always Tomorrow) y de sus dos películas con Jane Wyman (Magnificent Obsession y All That Heaven Allows), Douglas Sirk filmó dos películas con Claudette Colbert. Sleep, My Love (1948) es una de las tantas historias que en los años 40 Hollywood dedicó […]

Fritz Lang: sistema tenso, por José Miccio

Después de seis películas en Estados Unidos, Fritz Lang reencuentra en Los verdugos también mueren algunas costumbres alemanas. Encuadres acusados, sombras, simetrías. No es que las hubiera abandonado, pero como Hollywood le impuso criterios de duración y montaje diferentes de los que manejaba en Alemania, su intensidad y su frecuencia se habían reducido. En M […]