Besame, besame, besame, por José Miccio

*** Me gustan los besos del cine clásico como me gusta el cine clásico: por su decoro y su equilibrio cachados. En principio, la regla es clara: presión de labios secos y brazos bien expresivos, que intensifican la pasión. Valgan como ejemplos estos once fotogramas de otras tantas películas de  Fritz Lang: Pero como en […]