Áureo pastor (dos palabras sobre Rafael Berrio), por José Miccio

Le debo algo importante a Jonás Trueba, un director hábil o inteligente, cultor de una sensibilidad que me resulta completamente ajena pero al que sigo con más fidelidad que a unos cuantos directores que de verdad me gustan. La clave está en su primera película, Todas las canciones hablan de mí (que yo insisto en […]