Douglas Sirk en Hollywood: doce postales, por José Miccio

1. Hay una escena de Interludio (1957) que reitera una de There’s Always Tomorrow: desde un punto panorámico, una mujer le dice a un hombre: “Es como un cuento de hadas”. Esta vez es de día, no de noche, y la ciudad es Salzburgo, no Los Ángeles. Pero lo que importa, claro, es la matriz […]