Baldosa floja: Cine argentino (quinto salpicón), por Marcos Vieytes

Chingolo (1940) tiene varias cosas lindas y un gran problema: promete ser una película crota, pero no cumple (se lucen en esa carta de amor que Ana Poliak les escribe llamada ¡Qué vivan los crotos!, caso última gran película argentina sobre la ternura, que tiene entre nosotros una maravillosa genealogía). El guión de Pondal Ríos y […]

Mankiewicz 60/70, por José Miccio

Cleopatra (1963) Cleopatra es espectáculo del grande. Todo lo que en Julio César era apenas anotado acá es exhibido con pompa y prepotencia. El vestuario y la escenografía exigen por sí mismos determinados planos. Hay que mostrar todo. Que se vean los palacios, el piso, las paredes, las cortinas, las estatuas, los frescos, los jardines, […]

Aprile: Miscelánea de medio mes), por Marcos Vieytes

Les glaneurs et la glaneuse… deux ans après, la segunda película de Agnes Varda sobre “cartoneros” franceses, nos regala otra figura deseable para el crítico: la del recolector, una especie de “croto” de las imágenes. No participa de la sobreproducción en serie de textos uniformados -tesis, reseñas, catálogos- sobre películas. El crotocrítico recupera restos de […]

Mankiewicz 50, por José Miccio

No Way Out (1950) La muerte de un paciente blanco, y las denuncias de su hermano, que insiste en que lo asesinó, pone en crisis a un médico negro. Es Luther Brooks (Sidney Poitier, en el papel que lo lanzó a la fama). Mankiewicz filma su alegato antirracista tratando de mantener el equilibrio entre el […]

Mankiewicz 40, por José Miccio

Dragonwyck (1946) La hija de un granjero se muda al castillo de Dragonwyck para cuidar a la hija de su primo, el barón Nicholas Van Ryn. Poco después es su esposa. Mankiewicz (que tenía ya una larga carrera en los estudios como guionista y productor) debuta en la dirección con este melodrama gótico de trasfondo […]

Quemado, por Marcos Rodríguez

Acabo de terminar de ver Under the Silver Lake y temo que esta película haya dejado un agujero definitivo en mi cerebro. No sé ni cómo. Me encantan las películas conspiranoicas, me encantan las películas opacas como esta, pero confieso que la película me tenía por las bolas desde los primeros minutos ya, esos en […]